¿QUÉ PELÍCULA VER… EL DÍA CONTRA LA ESCLAVITUD MODERNA?

De entre todos los temas que han ido apareciendo en esta sección, este quizá sea uno de los más facilones por la cantidad de películas que lo tratan: hoy, 2 de diciembre, hablamos de una película relacionada con el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud.

Este día impulsado por la ONU se celebra el 2 de diciembre, en conmemoración a la misma fecha del año 1949, cuando la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el Convenio para la represión de la trata de personas y la explotación ajena.

‘12 años de esclavitud’, ‘Ben-Hur’ o ‘Abraham Lincoln: Cazador de vampiros’, son algunas de las películas que nos vienen a todos a la cabeza cuando hablamos de esclavitud. Pero hoy prefería alejarme de esos títulos y traeros ejemplos de una esclavitud más moderna y fresquita, una esclavitud adaptada a nuestros tiempos, porque, por otra parte, es también la esclavitud a la que se refiere la ONU.

Cada año millones de personas son sometidas a estaesclavitud contemporánea por grupos criminales organizados y, en ocasiones, por las autoridades de algunos países. El objetivo que tiene este día es el de reclamar su erradicación en cualquiera de sus formas: trata de personas, explotación sexual, el trabajo infantil, reclutamientos de niños en conflictos armados, el matrimonio forzado o los trabajos forzosos.

Sobre el trabajo forzoso, que es la forma de esclavitud sobre la que trata la película de hoy, la ONU estima que <<unas 25 millones de personas estaban atrapadas en trabajos forzosos en un momento dado en 2016. De ellas, 16 millones eran víctimas de la explotación laboral forzada en el sector privado: trabajo doméstico, la construcción y la agricultura>>.

Resultado de imagen de salario del miedo

Por ello, la película que os propongo ver hoy, es el film francés de Henri-Georges Clouzot ‘El salario del miedo’ (1953).

¿DE QUÉ VA LA MANDANGA?

Las Piedras es una ciudad localizada en algún punto de Sudamérica y a ella van a parar, por algún motivo que no queda del todo claro, un buen número de europeos que, tras la 2ª Guerra Mundial, quisieron probar suerte y buscarse la vida lejos del Viejo Continente. Pero todos ellos y sin excepción, una vez llegan a Las Piedras se ven secuestrados por la escasez de oportunidades, excepto en el improbable caso de conseguir un trabajo en la corporación estadounidense Southern Oil Company (SOC), que opera los campos petroleros cercanos. Y aunque se sospecha que SOC tiene prácticas poco éticas, como la explotación de los trabajadores locales hasta su muerte… la necesidad es tal, que el pueblo acepta las condiciones de la compañía por inhumanas que sean.

En esta situación de miseria extrema y crueldad se mueve Mario, un francés arrogante que malvive de su suerte y, probablemente, también de Linda, la mujer que le ama pero que él trata como un trapo. Un día, Mario se cruza con Jo, un viejo compatriota francés que acaba de llegar a Las Piedras y que se las da de contar con un pasado marcado por el pillaje y la delincuencia. Ambos, viendo en el otro un posible aliado para salir de allí, se convierten en amigos inseparables de inmediato, pero su alianza no parece reportarles demasiados beneficios.

Y cuando parece que van a darse por vencidos, surge una oportunidad única de ganar dinero y salir de ese lugar maldito: la compañía petrolífera necesita conductores de camiones para un trabajo de alto riesgo. Parece ser que ha habido un enorme incendio en un campo petrolífero situado a 500km de Las Piedras y el único modo de sofocarlo es provocando una explosión con toneladas de nitroglicerina. Pero la compañía se encuentra con un problema: tienen que transportar toda esa nitroglicerina en muy poco tiempo y circulando por carreteras en condiciones infames. Por eso, necesitan conductores a quienes no les importe la posibilidad de morir y que acepten realizar cualquier cometido si el dinero lo compensa; en definitiva, necesitan muertos de hambre que acepten condiciones cercanas al suicidio y cuyas familias, al estar a miles de kilómetros, no vayan a preguntar por ellos en caso de que llegue a ocurrir algún accidente.

Y es a partir de aquí cuando tu culo se queda pegado a la silla y no puedes dejar de mirar la pantalla.

LAS 5 CLAVES

  • El ritmo

Desde luego es la clave más obvia y lo que consigue mantenerte atrapado durante los 140 minutos de película. En términos de cine actual, quizá hay momentos hacia el inicio en los que la narración da la sensación de no terminar de arrancar y de encontrarse tan estancada como los personajes… pero una vez se suben al camión, los problemas no paran de crecer. Y cuando, al ya de por sí incómodo viaje en una camioneta llena de nitroglicerina, le sumas problemas, el ritmo se acelera vertiginosamente.

El modo en el que elevan las apuestas en cada secuencia, colocando al espectador en una situación de cada vez mayor tensión, es simplemente increíble.

  • El arranque

Es cierto que el arranque puede parecer un tanto lento y esto es porque Mario y Jo no inician su viaje en camión hasta pasada casi una hora de metraje. Pero todos estos minutos presentando a los protagonistas, Mario y Jo, al resto de personajes del pueblo y explicando cómo es la vida en Las Piedras, es absolutamente necesario.

Clouzot dedica buena parte de la película a trazar las relaciones entre unos y otros, a alimentar la necesidad de estos individuos para lanzarse a la aventura y a construir cómo se comportarán cuando tengan sobre sus hombros nitroglicerina suficiente como para convertirlos en puré.

Estoy seguro de que muchas otras películas, incluso películas actuales, optarían por arrancar mucho antes, con un detonante -el suceso que afecta al protagonista y le empuja a enfrentarse al conflicto que se resolverá a lo largo del guión- mucho más temprano, más hacia el minuto 20 de película que hacia el 40, como ocurre en El Salario del miedo. Esta opción seguramente generaría más ritmo, más velocidad, pero no sé si más tensión y más empatía con los personajes.

El salario del miedo es considerado uno de los mejores thrillers de la historia del cine y creo que conviene recordar su acierto a la hora de desarrollar todo este poso psicológico de los personajes y sus deseos, con el que consigue un efecto en la narración de mayor interés.

  • Mario y Jo

O Yves Montand y Charles Vanel –quien con este papel ganó el Premio a Mejor Actor en el Festival de Cannes de 1953- respectivamente, son quienes dan vida a los protagonistas de la película. Los dos forman una pareja muy interesante, apoyándose el uno al otro en un trabajo actoral muy contenido para el tipo de historia que cuentan y la época en la que se cuenta, lo que permite que hoy, 66 años después de su estreno, su interpretación no haya envejecido en absoluto.

  • Fotografía y montaje

Y al tándem de los actores, se les suma el que forman la fotografía y el montaje.

La película, rodada en blanco y negro, cuenta con algunos planos de enorme fuerza que retratan perfectamente el miedo y la miseria a la que hacen frente los personajes de la película. Y donde la fotografía y la realización no llegan, es el montaje el que se encarga, sobre todo, de generar esa tensión y de acelerar el ritmo.

  • Tan moderna como la esclavitud

Todas estas claves son las que permiten que la película, que habla de esa esclavitud contemporánea a la que hace referencia la ONU, tenga un discurso y un estilo tan moderno. Un estilo del que, por cierto, han bebido muchas otras películas después.

¿A QUÉ HUELE?

A The Mule, de Clint Eastwood, con el costumbrismo de La delgada línea amarilla de Celso R. García y el mal cuerpo que te deja El diablo sobre ruedas de Steven Spielberg.

A QUIÉN LE GUSTARÍA

Estoy casi seguro que a Don Fede Acaso.

A QUIÉN NO LE GUSTARÍA

A Greta Thunberg, por todas las cosas contaminantes que aparecen en la película.

Resultado de imagen de greta thunberg

ÚLTIMOS APUNTES

NOTA: 7.5/10

Esta es otra peli que podéis ver en Filmin.

Título original: Le salaire de la peur | Año: 1953 | País: Francia | Dirección: Henri-Georges Clouzot | Guión: H.G. Clouzot, Jérome Géronimi | Fotografía: Armand Thirard| Reparto: Yves Montand, Charles Vanel, Véra Clouzot, Peter van Eyck


Sergio Véliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s